¿Cómo funciona una startup? Todo lo que debes saber

Mucho se habla desde hace años de las startups, pero ¿qué es una startup, cómo funciona y cómo crear una? A veces se confunde a cualquier empresa innovadora con una startup, pero hay muchos elementos que las diferencian, como por ejemplo las fases por las que pasan en su ciclo de vida o la forma en la que enfocan su crecimiento.

Un negocio online con una propuesta innovadora, escalable y tecnológica que, además se financia con inversores que impulsan su expansión en el mercado, será efectivamente una startup. Pero para saber con certeza cómo funciona una startup aquí tienes una breve guía con los puntos principales para entender a la perfección cómo funciona una startup.

¿Qué es una startup?

Existen muchas definiciones para las llamadas "startups", pero no todas se ajustan a lo que realmente significa el término startup. Se concede esta denominación a casi cualquier empresa joven sin tener en cuenta si cumplen las características que las definen. Y, aunque es cierto que es un concepto algo difuso, una startup se puede definir a rasgos generales como aquella pequeña o mediana empresa que comercializa con productos o servicios basándose en la tecnología. Hay que destacar que la tecnología tiene que ser una característica intrínseca de la startup, es decir, no es suficiente con hacer uso de ella para vender online. Tiene que ser la base de su negocio.

¿Y la palabra startup qué es? Su etimología hace referencia al verbo "start" (empezar) y al adverbio "up" (arriba). Así, el sintagma "start up" pone de manifiesto un negocio de nueva creación (start) y que será de alto impacto (up). Se empezó a utilizar en Silicon Valley a principios de los años 50 para nombrar a empresas emergentes.

Este tipo de empresas surgen para dar respuesta a una necesidad del mercado con una propuesta única, impactante, digital e innovadora. Juegan un papel básico en el ecosistema empresarial, ya que se exponen a unas altas posibilidades de éxito, pero también de riesgo. Su forma de sostenerse es mediante la financiación de inversores externos, gracias a los cuales se garantiza la supervivencia de la startup.

Hay comunidades de emprendedores por todo el mundo y destacan especialmente las de Silicon Valley (EEUU). En Europa se encuentran algunas de las mejores ciudades del mundo para montar una startup, entre las que destacan Berlín, Helsinki o Estocolmo. España se ha situado como uno de los países con mayor número de startups de Europa, tomando relevancia las ciudades de Madrid, Barcelona y Valencia.

Características de una startup

En ocasiones, diferenciar una startup de otro tipo de empresa digital emergente es difuso por la confusión del término. Lo que diferencia a una startup de otro tipo de empresa es su capacidad para adaptarse al entorno y su potencial de crecimiento. Pero entender qué es una startup resulta más sencillo cuando se puede observar si se cumplen las siguientes características.

Una startup es digital

Por norma general se habla de startup cuando la empresa presenta un fuerte componente tecnológico, sin el cual su razón de ser dejaría de tener sentido. No solo utiliza internet para funcionar, sino que se basa en él para funcionar. Así es como funciona una startup.

Una startup es sinónimo de digital, así que naturalmente sin internet no podrían ofrecer sus servicios ni vender sus productos. Su actividad está digitalizada al 100% para ofrecer una experiencia de compra y, en ocasiones consumo, online.

Una startup es escalable

Su objetivo es crecer lo más rápido posible y, para ello, sus procesos deben servir sea cual sea tu tamaño. Esto significa que desde un principio se plantean para este fin: ofrecer sus productos y servicios cada vez a más clientes sin que esto afecte a sus procesos productivos. Además, sus costes de operación al inicio son más bajos que los de otra empresa tradicional.

Los procesos de trabajo que utilizan son lo más automatizados posible para evitar procesos manuales porque con la expansión de una empresa no se puedan llevar a cabo. Así pues, simplificar procesos es el base de su crecimiento.

Una startup es innovadora

Otra de sus características principales es que ofrecen soluciones nuevas y digitales. Las startups surgen para dar solución a un problema que se ha observado en el mercado, por lo que la empresa está basada en problemas reales de los consumidores o de otras empresas.

Tanto es así, que en un primer momento las ideas de las startups puede ser incluso demasiado disruptivas, pero con el paso del tiempo se reconoce su valor y sobre todo su potencial.

Una startup es adaptable

Ante un panorama incierto marcado por la inestabilidad, las startups se diferencian por su alta capacidad de adaptación al entorno. Una startup está siempre en constante evolución. Muchas de sus características les hacen ser fluidas y moldeables a las necesidades externas, lo cual las hace también mucho más prácticas a la hora de enfrentarse a los imprevistos.

Esto lo consiguen gracias a un sistema de organización horizontal formado por un equipo muy preparado, especializado pero a la vez polivalente. El capital humano es el que realmente constituye la fuerza de la startup.

¿Cómo funciona una startup I?

Una startup está constituida por un equipo fundador que define la idea, determina el modelo de negocio y busca la inversión necesaria para llevar a cabo el proyecto. Por otro lado, cuenta con un equipo humano especializado en cada uno de los departamentos al uso de una empresa tradicional, pero siempre trabajan desde una visión customer-centric. Esto significa que el foco principal de la startup se encuentra en el cliente final, no en el producto que ha creado ni en sus propios intereses.

Modelo de negocio startup

Lo más seguro es que ninguna startup se funde con su modelo de negocio definitivo. Dado que una de sus características fundamentales es la adaptabilidad, lo más habitual es que con el paso del tiempo la startup tenga que cambiar su foco y encontrar el modelo de negocio que mejor se adapte al entorno en el que se encuentra o a los cambios que se han producido en él, pero siempre manteniendo un punto de vista digital.

El funcionamiento del modelo startup se decide sobre los siguientes puntos:

  • Productos o servicios que ofrece.
  • Cómo los ofrece.
  • Quiénes serán los clientes.
  • Estrategia de la empresa.

Algunos de los modelos de negocio más seguidos por las startups son los que ofrecen un producto o servicio por suscripción, por uso, freemium o basado en la publicidad.

Financiación startup

Una vez se ha definido la idea de tu startup, su modelo de negocio y plan de negocio, es momento de buscar los recursos que harán posible esa empresa. El proceso de financiación de startup es uno de los más complejos para los emprendedores, porque exige un gran esfuerzo y supone el futuro de la empresa. Por eso mismo, presentar una idea innovadora y con altas proyecciones de crecimiento atrae a más inversores dispuestos a arriesgar su capital para financiar una idea y, por supuesto, recuperar su inversión rentabilizada.

Existen muchos tipos de inversores según el objetivo que necesita cubrir la startup o la fase en la que se encuentra. La inversión no solo se hace a nivel financiero, también se incluyen otro tipo de recursos como formación y mentorías, o incluso un espacio físico donde desarrollar la idea de negocio.

startup-como-funciona

¿Cómo funiona una startup II?: fases de una startup

Los distintos momentos por los que pasa una startup en su vida se hacen llamar "fases de una startup", y suelen dividirse en 6. Estas fases ayudan a diferenciar los distintos tipos de inversión que se necesitan y también a entender cómo hay que adaptarse según las circunstancias internas de la startup.

Fase pre-seed

En esta primera fase se sientan las bases de la empresa. Se hace una análisis sobre el mercado, el problema y la solución que se quiere ofrecer, así como la orientación que tomará la startup. Es un buen momento para estructurar la empresa y buscar a la persona o personas que sacarán adelante la idea contigo. La idea no está completamente desarrollada, sino que es un primer boceto de lo que será.

Fase seed

En esta fase se busca validar la hipótesis inicial y es la más importante de las fases de una startup. Con un prototipo de la idea se trata de decidir sobre su futuro desarrollo. A través de un método científico llamado "lean startup" se inicia un proceso de aprendizaje con el que se comprueba la idea principal. Con la experimentación se toman decisiones y se cambia rápidamente su rumbo. Si contra todo pronóstico la idea planteada de la fase pre-seed no tiene validación es el momento de pivotar el modelo de negocio de la startup.

Fase early stage

En la fase temprana de la startup se lanza una primera versión del producto para testear. Este primer producto es el llamado MVP (Producto Mínimo Viable), que presenta las funcionalidades básicas del producto, pero con un desarrollo menor que la versión final. Esta fase está ideada para lanzar rápido el producto, obtener el feedback de los primeros usuarios y clientes para hacer modificaciones sobre el producto lo más pronto posible. También es un buen momento para buscar rondas de financiación.

Fase growth

En la fase de crecimiento se busca escalar de manera sostenible. Esto quiere decir que se alcanzará la rentabilidad de la startup con un flujo constante de caja, un crecimiento de los clientes, las ventas y el equipo. Sin embargo, también es la fase que más tasa de fracaso presenta. Por eso, es necesario mantenerse alerta en todo momento a los cambios del mercado para satisfacer la demanda de los clientes y atraer nuevos.

Fase de expansión

En la fase de expansión se inicia el proceso de crecimiento de la startup hacia otros mercados internacionales. Es ahora cuando la empresa ha crecido a un ritmo anual de más del 20% y ha encontrado su estabilidad en el mercado, por eso da un paso más hacia la expansión internacional.

Fase de exit

Esta última fase no se da en todas las startups, ya que no es el objetivo de todas las startups. La fase de salida se da de tres formas distintas: bien porque se han vendido las acciones a otra compañía, bien porque la startup ha sido adquirida por otra empres o bien porque se pone a la venta a través de una OPV (Oferta Pública de Venta).

cobrar por suscripcion

Ejemplos de startups españolas

España se ha confirmado en los últimos años como una gran incubadora de startups y algunas de las empresas que más utilizamos hoy en día fueron en sus inicios startups. Esto demuestra que por arriesgada que parezca la idea en sus inicios, si soluciona un problema real del mercado y sigue un buen desarrollo, podrá alcanzar el éxito.

  • Wallapop: la plataforma líder de compra-venta de segunda mano online entre particulares.
  • Cabify: empresa de transporte que conecta particulares con conductores a través de una app.
  • Glovo: empresa que compra lo que necesites de cualquier tienda o restaurante y lo entrega a domicilio.
  • Colvin: tienda online de flores frescas con envío a domicilio a cualquier punto de España.
  • Typeform: software de creación de formularios y encuestas online.
  • Freshly Cosmetics: marca de cosmética natural y sostenible de venta online.
  • Factorial: software de recursos humanos para gestionar documentos, nóminas y talento.

Como ves, hay startups con modelos de negocio de todo tipo: venta de productos o de servicios, B2B o B2C, con todo tipo de modelos de pago, etc. Todas ellas son consideradas hoy en día como grandes empresas de éxito, pero en sus inicios (no hace muchos años) fueron planteadas con startups.

plataforma-para-startups

¿Cómo crear una startup?

Puede que después de leer este artículo tengas más ganas de crear una startup por tu cuenta porque lo que está claro es que cualquier persona con una idea y ganas de sacar adelante un emprendimiento puede hacerlo. Para tener todavía más claro cómo crear una startup, dejamos aquí los pasos clave que siguieron las grandes startups de éxito para dar sus primeros pasos.

1. Toda startup empieza con una idea innovadora

Como es lógico, el primer paso es tener una idea. Pero no solo una idea, ¡sino una buena idea! Pero, ¿qué significa una buena idea? Parece algo muy subjetivo, pero es simplemente aquella idea innovadora que resuelva un problema que hasta ahora nadie se ha parado a resolver.

2. Verifica la idea de tu startup

Quizás si nadie ha dado solución a ese problema es porque no era una buena idea... o todo lo contrario. Cuando tengas la idea planteada necesitas verificar si esa es la solución más adecuada para el problema que has observado. O si ese problema es lo suficientemente grave como para necesitar una solución.

3. Forma el equipo de tu startup

Si efectivamente el mercado necesita tu solución, debes encontrar a las personas que te acompañarán en este proceso. Es un camino largo y complicado en algunos casos, por lo que contar con los socios adecuados te ayudará a afrontar los momentos más complicados de tu startup, pero también a celebrar los buenos.

4. Consigue inversores para tu startup

El objetivo de toda empresa es sobrevivir en el mercado, y captar inversores es la manera de hacerlo para las startups. Para ello, deberás presentar una idea sólida y que cumpla con las expectativas de rentabilidad de los inversores.

Ahora que sabes qué es una startup y, lo más importante, conoces cómo funciona una startup es el momento de pensar en cómo plantear la tuya propia. ¿Ya tienes tu idea? Observa a tu entorno porque allí es donde encontrarás las respuestas que necesitas. Las mejores ideas no son las más complejas, sino las que más soluciones dan.

Publicaciones relacionadas

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
Utilizamos Cookies propias y de terceros en nuestro sitio web para mejorar la experiencia de usuario. Nos ayudan a comprender mejor cómo se utiliza nuestro sitio para adaptar el contenido e incluir anuncios personalizados.