Pago recurrente o pago único: elige el mejor para tu negocio

Muchas empresas conocen la tendencia del pago recurrente o suscripción, pero no todas saben cómo aplicarlo a su empresa. Por otro lado, también se plantean la diferencia de cobrar por pago recurrente o pago único.

Saber cuál es el más efectivo para tu negocio es el primer paso antes de poner en marcha uno u otro. Así, conseguirás sacar el máximo partido a tu negocio con un sistema de cobro basado en el funcionamiento de tu negocio.

Vamos a empezar por diferenciar un pago recurrente de un pago único.

¿Qué es un pago recurrente y un pago único?

Un pago recurrente es una transacción que se realiza de forma periódica y automática entre un comprador y un vendedor. Se hace a cambio de la prestación de servicios o la compra de productos repetidamente a lo largo de un periodo de tiempo determinado.

Este tipo de pagos recurrentes pueden ser fijos o variables y se efectúan en plazos acordados con anterioridad entre las dos partes. También suelen asociarse a la prestación de servicios digitales o físicos, como por ejemplo plataformas de streaming o gimnasios, aunque cada vez se está extendiendo su uso hacia otro tipo de productos de consumo que se pueden enviar también de forma periódica.

Por otro lado, un pago único es (a diferencia de un pago recurrente) aquel que se realiza de manera conjunta a la venta. Es decir, el pago se realiza cuando el cliente adquiere un producto o servicio y se paga por él una única vez.

Diferencia pago recurrente y pago único

La principal diferencia entre pago recurrente y pago único es la temporalidad, siendo el primero periódico y el segundo inmediato. Teniendo esto en cuenta, se debe considerar cuál de los dos tipos de pago son más adecuados para el modelo de venta de un negocio.

Debido a que la forma de pago es diferente, la estrategia comercial también lo será, ya que condicionará la fuente de ingresos principal del negocio. Puedes ver un caso práctico de las dos situaciones en estos ejemplos de uso:

  • Pago único: se autoriza a realizar un único cobro por la compra de un producto o servicio. Por ejemplo, la compra de un producto de ecommerce. Esto podría ser el pago por la compra o el alquiler de una película online a la que tendrás acceso durante un tiempo o de manera indefinida, pero que solo se cobrará una vez.
  • Pago recurrente: autoriza a realizar más de un cobro durante un periodo de tiempo acordado. Por ejemplo, la compra de una suscripción mensual a un servicio de streaming. En este caso, cada mes se hace un pago para mantener activa una suscripción a una plataforma de vídeo bajo demanda, en la que el pago se hace de manera automática.
diferencia-pago-recurrente-pago-unico

 Ventajas del pago recurrente

Si después de ver ambos casos de uso todavía tienes dudas entre pago recurrente o pago único, es momento de conocer cuáles son las ventajas de ofrecer pago por suscripción a tus productos o servicios.

  • Ingresos constantes. Los pagos recurrentes mejoran el flujo de caja con la entrada de ingresos periódicos que facilitan la previsión de ingresos mensuales.
  • Menor riesgo de impago. Aceptar pagos recurrentes aumenta las garantías de cobro, ya que los pagos automáticos tienen menores tasas de impago. Además, también es más fácil contar con procesos de recobro de deudas.
  • Escalabilidad del negocio. Con la automatización de gestiones para recibir pagos, también es más sencillo para un negocio crecer de manera escalable.
  • Reduce la incertidumbre. Uno de los objetivos principales de los pagos recurrentes para los negocios es hacer una previsión certera sobre la situación del negocio en el plazo aproximado de un año. Recibir pagos de manera recurrente es la forma de hacerlo. 
  • Mayor retención de clientes. Está demostrado que la suscripción a un producto o servicio supone una mejora en la retención de clientes, ya que se crea una relación basada en el tiempo que es más difícil de romper y será más fácil reducir la tasa de abandono.
  • Comodidad para los clientes. Recibir pagos recurrentes es cómodo para las empresas, pero también para los clientes. De esta manera, ya no tienen que preocuparse por pagar cada mes o renovar su servicio porque se hace de manera automática.

Tipos de pago recurrente

Los pagos recurrentes se clasifican en diferentes tipos según dos variables: el tiempo que transcurre entre cada pago y el método que se utiliza para hacer ese pago.

Según periodicidad

  • Semanales
  • Mensuales
  • Trimestrales
  • Anuales

Según método de pago

  • Pago con Adeudo directo SEPA
  • Pago con tarjeta
tipo-pago-recurrente

Pago recurrente con adeudo directo SEPA

La forma más tradicional de emitir cobros recurrentes es a través del pago domiciliado con recibos bancarios. El adeudo directo SEPA es el que se encarga de ello en la Eurozona.

Los recibos domiciliados se utilizan para recibir pagos recurrentes en muchos negocios que ofrecen servicios periódicos como escuelas y academias, gimnasios, suministros de servicios (como la luz y el agua), etc... El cliente debe autorizar el pago previamente con la firma de un mandato SEPA. 

Permite hacer pagos recurrentes directamente desde la cuenta bancaria del cliente de forma automática.

Pago recurrente con tarjeta

También es posible recibir pagos recurrentes con tarjeta. Esto ocurre gracias a la tecnología que ofrecen plataformas de gestión de cobros recurrentes, gracias a las cuales se puede crear y gestionar todo tipo de suscripciones y planes de pago recurrentes.

La diferencia está en que el método de pago para hacer el pago es tarjeta de crédito o débito, la forma de pago más extendida para hacer pagos online. 

Aunque en general la tarjeta de crédito está concebida para hacer pagos únicos, hacer pagos recurrentes con ella es una opción muy demandada, ya que permite pagar una suscripción introduciendo una única vez los datos de la tarjeta. Por su lado, la empresa recibe el pago de forma automática, sin necesidad de emitir una orden de cobro.

 Cómo automatizar el pago recurrente de tu empresa

Automatizar pagos recurrentes es la forma más eficiente de ahorrar tiempo en gestiones y trámites a una empresa. Y la forma más sencilla de hacerlo es con sistemas de automatización de cobros como el de Uelz, desde el que, además de crear planes de pago recurrente, puedes gestionar todas las suscripciones y clientes.

El sistema de automatización de cobros de Uelz permite crear distintos planes de pago para tus servicios, dando la máxima flexibilidad a los cobros recurrentes y únicos. Por ejemplo, puedes crear un servicio con planes de pago únicos (para cobrar una matrícula o gasto fijo, por ejemplo) y planes de pago recurrentes (para cobrar una cuota periódicamente).

software-suscripcion

Cada uno de los planes de pago recurrentes pueden tener una periodicidad diferente, ofreciendo así un precio más económico para los pagos anuales, por ejemplo, o dando opciones de pago flexible según sea un pago semanal, mensual, trimestral o anual

También puedes elegir el día del pago, que puede ser el mismo día en el que se activa la suscripción (por lo tanto será diferente para cada cliente) o un día fijo del periodo. 

  • 1. Nombra y describe tu plan de pago: único o suscripción.
  • 2. Pon un precio.
  • 3. Define la periodicidad del pago recurrente: diaria, mensual, trimestral o anual.
  • 4. Si el pago recurrente es mensual, puedes fijar el día de pago: el mismo día de la inscripción u otro del mes.
pagos-recurrentes-online

Las opciones de pagos recurrentes o pagos únicos son de lo más interesantes según el tipo de empresa que las ofrezca, siempre que el cobro se implemente de manera automática.

Automatizar los pagos recurrentes con Uelz supone un ahorro de tiempo tanto para ti como para tus clientes. Los pagos se hacen de forma automatizada para evitar a ambas partes cualquier gestión manual. Todo es más fácil con un sistema de pagos recurrentes.

Publicaciones relacionadas

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
Utilizamos Cookies propias y de terceros en nuestro sitio web para mejorar la experiencia de usuario. Nos ayudan a comprender mejor cómo se utiliza nuestro sitio para adaptar el contenido e incluir anuncios personalizados.